IFE: El bono de $10.000 se podría seguir cobrando después de la pandemia


El Gobierno Nacional analiza mantener el beneficio de ANSES para sectores más vulnerables

El primer registro estimó 3,6 millones de beneficiarios. Unos días más tarde, se habían anotado más de 12 millones personas y, dos meses después, lo cobraron 8,5 millones. Esa zona gris que se visibilizó, ese universo que estaba fuera de todo radar oficial, fue el primer impacto del Ingreso Familiar de Emergencia: se comprobó que hay 5 millones de argentinos sin salario, sin jubilación y sin ningún plan social.

Según informó el medio Clarín, por la incertidumbre sobre cómo será la nueva normalidad y cuánto durarán la cuarentena y, sobre todo, la post pandemia, el IFE se instaló en la agenda del Gobierno como una medida que se mantendrá más allá de lo que dure la crisis por el COVID-19.

Lo que en su diseño original se proyectó como una medida de emergencia, adquirió con el correr de las semanas otro matiz. «Va a continuar hasta que sea necesario que continúe», dicen ahora en el Gobierno.

Según aclaran en la Anses, aún está en estudio qué formato tendrá y cual será su alcance. Ese es el organismo que, por las bases de datos que maneja y por su despliegue territorial, tendrá «las herramientas para evaluar y ejecutar» la continuidad de ese programa.

Como parte del análisis se desliza que tendrá otro nombre, más referido al «ingreso universal familiar», en sintonía con la Asignación Universal por Hijo ​(AUH). Una variable es que, en el futuro, excluya a los que reciben otro tipo de asistencia o tengan aportes de empleadores, cobren la AUH o sean trabajadoras domésticas, que en esta etapa pueden recibirlo.

El último jueves se firmó el decreto del IFE 2 -el pago correspondiente a mayo- que estuvo precedido por un detalle político: el que lo anunció, vía Twitter, fue el ministro de Economía, Martín Guzmán.

El anuncio había sido planeado el sábado pasado, tras una charla con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero​, y sembró dos señales.

Una: Guzmán, como contó Clarín, quiere dejar de ser «el ministro del canje de deuda» y pesar en otros temas y en otra agenda, y el IFE lo pone en un lugar de ministro con agenda social.

La otra es fiscalista: que la continuidad la haya informado Economía indica que no hay, a priori, tensiones respecto al gasto social, aunque Guzmán no pierde de vista, en ninguna de sus charlas, el renglón del déficit fiscal.

Desde Economía avalan la continuidad de una medida que significó un aporte de 89 mil millones de pesos. La cifra podría, incluso, crecer para la segunda cuota del IFE, que comienza a pagarse este lunes.

¿Cómo seguirá y hasta cuánto? La respuesta es incierta, porque también lo es la extensión de la cuarentena y, además, no se sabe cómo será y qué tiempo demandará recuperar alguna «normalidad» en materia social y económica.

Sin Comentario

Escribi una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.