La Argentina extendió otra vez el plazo de negociación de la deuda hasta el 24 de julio


Según un comunicado del ministerio de Economía, el Gobierno decidió mantener vigente hasta esa fecha la oferta para los bonistas, con los que seguirá negociando para alcanzar un acuerdo

El Gobierno argentino decidió extender hasta el próximo 24 de julio la vigencia de la oferta a sus acreedores, salvo que se extienda por un período adicional o que se finalice en forma anticipada.

Tras dos días de declaraciones cruzadas, el ministerio de Economía y los distintos grupos de acreedores encaminaron la negociación para reestructurar los títulos de deuda de la Argentina por USD 65.000 millones.

Desde la extensión anterior de la Invitación, la República continuó manteniendo proactivamente debates con distintos grupos de inversores, adelantó posibles ajustes a la Invitación y recibió comentarios de inversores, así como también otras sugerencias sobre los diferentes caminos para mejorar los recuperos”, señaló la cartera que encabeza Martín Guzmán en un comunicado.

“Argentina cree firmemente que una reestructuración de deuda exitosa contribuirá a estabilizar la condición económica actual, mitigando las restricciones a mediano y largo plazo sobre la economía de Argentina, las cuales fueron creadas por la actual carga de deuda, y reencauzando la trayectoria económica del país hacia el crecimiento a largo plazo. Argentina y sus asesores pretenden aprovechar esta extensión para continuar con las discusiones y permitirles a los inversores continuar contribuyendo con una reestructuración de deuda exitosa”, agregó.

Si bien desde ambas partes de la negociación aseguran que las diferencias entre el gobierno y sus acreedores se han reducido desde el comienzo del proceso hasta el presente, el miércoles pasado se llegó a un punto crítico, dado que los acreedores se negaron a mantener hasta hoy los acuerdos de confidencialidad y, sobre el final de ese día, el gobierno hizo pública su nueva propuesta, que tiene un valor presente neto de USD 50 al que agregó como elemento novedoso un cupón atado a la evolución de las exportaciones.

Según adelantó Infobae, ese marco de caminos estancados fue impulsado desde lo más alto del gobierno. El propio presidente Alberto Fernández mantuvo contactos con algunos fondos de inversión involucrados en la negociación. Tras esas conversaciones, el primer mandatario ordenó al ministro Guzmán reabrir los vínculos para sostener el principal objetivo declarado por el gobierno: evitar el default.

La estrategia del Gobierno consiste en que la oferta se mantenga en los USD 49,90, la cifra que cuenta con el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI), y que los acreedores presenten alternativas que contribuyan a mejorar las condiciones sin modificar ese valor.

Sin Comentario

Escribi una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *