Una psicopedagoga y una enfermera, las nuevas profesionales de la Quebrada del Toro


La Fundación Alfarcito celebró ayer los esfuerzos de dos becarias de la entidad. Oriundas de parajes de la Quebrada del Toro, lograron egresar del Nivel de Educación Superior, tras varios años de estudios. Actualmente hay siete estudiantes que tienen becas, publicó Nuevo Diario.

María Olmos y Zulema Aramayo, nacidas en los parajes Puesto Grande y El  Aguada, respectivamente, situados a más de 3.500 metros sobre el nivel del mar, son las flamantes egresadas.

María se recibió de Psicopedagoga en el Instituto del Milagro, luego de cuatro años de sacrificios y lejos de su familia. Obtuvo su título con excelentes calificaciones. En tanto, Zulema se recibió de enfermera en la Cruz Roja y realizó sus prácticas en el Hospital San Bernardo de la capital salteña.

beca chifri 3

Ambas son beneficiarias del programa de «Becas Padre Chifri» que lleva adelante la Fundación Alfarcito. «El papá de Chifri, don Sigfrido Moroder, que falleció el año pasado, siempre se preocupaba por las becarias y aportaba para los estudios. Ellas siempre manifestaron que quieren volver a los cerros para trabajar en beneficio de los niños y jóvenes de la zona. Una vez que se recibieron recordaron al padre Chifri», indicó Carlos Figueroa, vocero de la entidad.

«Las chicas siempre dijeron que si no hubiera sido por el padre Chifri les hubiera sido difícil estudiar. Él fue quien abrió el camino en la zona y se preocupó por la educación», agregó.

Padre Chifri 2

Por su parte, María, antes de finalizar  el cursado de la carrera de Psicopedagogía, remarcó que le gustaría ejercer la profesión en las distintas comunidades de los cerros para «incentivar y acompañar a los jóvenes en su trayectoria escolar y cumplan sueños y metas en un futuro».

Esfuerzo

Por su parte, Zulema señaló que: «La Fundación me ayudó a solventar gastos, me permitió continuar con mi carrera para poder terminar en tiempo y forma, con esfuerzo y dedicación para el día de mañana regresar a mi comunidad, ayudar a mi gente y mejorar mi calidad de vida.»

Cabe resaltar que las familias de las nuevas profesionales tienen constante asesoramiento de la Fundación para mejorar las condiciones de captación del agua para el consumo de animales y riego.

Para que la entidad continúe ayudando en sus estudios a chicos y chicas de la zona de la Quebrada del Toro se requiere de buenas voluntades que apoyen la iniciativa. Quienes consideren que pueden hacerlo pueden contactarse a través de contacto@fundacionalfarcito.org.ar/ o bien al celular 387 – 387 501 6283.

Sin Comentario

Escribi una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *