Caso Teruel: Declaró la segunda víctima y uno de los acusados negó todo


Cierra la primera semana de juicio contra Lautaro Teruel acusado de dos hechos de abuso sexual; además dos de sus amigos también están imputados en uno de los casos. Durante las audiencias declararon ambas víctimas quienes necesitaron asistencia psicológica y contención para poder contar lo vivido. 

Uno de los acusados, Silvio Rodríguez, decidió declarar, rompió en llanto en medio de la audiencia y contó su versión de los hechos, y dijo ser inocente. 

Las audiencias estuvieron cargadas de tensión, no sólo por el duro relato de las víctimas sino porque también declararon profesionales de salud, quienes afirmaron que una de las víctimas tiene daño psíquico y recomendaron que continúe con tratamiento psicológico y psiquiátrico. 

teruel2

Declaró la segunda víctima 

Con la asistencia de una psicóloga hoy declaró la segunda víctima, quien denunció a Lautaro Teruel, Silvio Ezequiel Rodríguez y Gonzalo Isaac Farfán por abuso sexual. Lo hizo con la sala vacía para que sea protegida su integridad. 

La joven contó detalladamente cómo sucedieron los hechos en 2014, todo comenzó con una salida a un bar con un amigo,  ahí recibió un mensaje donde Teruel, Farfán y Rodríguez le proponían hacer algo esa noche. 

Se reunieron y comenzaron un rally por la ciudad, primero fueron a una fiesta en una terrada en un departamento en barrio El Huaico, allí bailaron en ronda con los imputados, mientras compartían bebidas alcohólicas. Al llegar al lugar, ella saludó a un solo conocido.

La víctima dijo que días antes había conocido a Rodríguez en casa de una amiga y ya le había gustado. Esa noche “pegaron onda”. Bailaron, se besaron y, en un rincón más privado, “todo comenzó a subirse de tono”. Luego se reincorporaron al grupo. Manifestó que ella ya había empezado a sentirse afectada por el alcohol.

Cuando salieron de allí le propusieron pasar por un boliche de calle San Luis. Ella aceptó porque no quería irse a su casa sola. Al llegar, el local estaba casi vacío. Entonces propusieron ir a casa de Teruel y ella accedió.

Una vez en la casa Rodríguez la llevó de la mano a una habitación que estaba en la planta alta subiendo por una escalera en espiral y reconoció que fue con él porque quería estar con él. Allí había una cama chica y una ventana.

Cuando estaban teniendo relaciones, dijo que estaba de espaldas a la puerta y entró Teruel, denudo, y la accedió carnalmente. Manifestó que Rodríguez no dijo nada y salió de la habitación. Entonces entró Farfán, también desnudo. Relató haber sentido que entre los tres “se estaban turnando”. 

teruel28

Confesó  que “se sintió horrible”,  entonces Gonzalo se retiró de la habitación. Ella no sabía qué más podía suceder, contó que le costaba reaccionar, se vistió, bajó las esclareas y no sabía cómo actuar. 

En ese momento vio a Teruel y Farfán dando vueltas por la casa pero no se animaba a hablarlos. En un momento ellos salieron y le dijeron que iban a pedir un taxi. Ella se quedó sola hasta que llegó el auto. Gonzalo se fue con ella porque vivía cerca de su casa y siempre volvían juntos, pero en el camino no hablaron.

Durante la audiencia le preguntaron si volvió a verse con Rodríguez y ella dijo que si, en Córdoba, salieron a tomar algo y ella quiso hablar de lo sucedido pero no se animó, contó que tuvieron relaciones íntimas y, luego de eso, no lo volvió a ver.  

Consultada por la defensa técnica de Rodríguez, la denunciante refirió que las relaciones que tuvo la noche del hecho con Silvio fueron consentidas y que él usó preservativo.

Destacó además que luego de lo vivido comenzó a tener ataques de pánico. “El hecho de reprimir tanto el tema hizo que, a lo largo del tiempo, empezara a manifestar problemas en relación a otras personas, cierta fobia social, y problemas de autoestima. Me culpaba”, explicó la denunciante.

Sin Comentario

Escribi una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *