Afirman que el maltrato de Cargnello a las Carmelitas del convento sería de larga data


A fines de la semana pasada se conocía la noticia de una denuncia que se realizó en contra del arzobispo de Salta, Mario Antonio Cargnello, acusado de agredir a una religiosa de la congregación Carmelitas Descalzas, por un hecho que tuvo lugar hace dos años aproximadamente.

Según los trascendidos de la denuncia, Cargnello habría reaccionado de mala manera cuando, al fallecer una de las religiosas por COVID-19, vio que había puesto una imagen de la Virgen del Cerro sobre el ataúd. Esto derivó en el enojo del arzobispo y un posterior forcejeo con una integrante de la congregación quien lo habría estado filmando.

En ese contexto por CNN Salta -94.7 MHZ- quien habló fue la doctora Claudia Zerda Lamas, abogada de las religiosas quien dio solo algunos detalles de la denuncia, ya que prefiere que toda la causa y sus cuestiones puntuales se mantengan netamente en la órbita de la Justicia como así de los investigadores que están trabajando en el caso.

“Queremos que los hechos denunciados se traten en el Tribunal con total normalidad. El motivo de la presentación radica en la necesidad de resguardar la integridad de las hermanas carmelitas», manifestó primeramente Lamas recalcando que es su intención y la de sus defendidas que esto se maneje como cualquier expediente lo merece.

No obstante comentó que la base de la denuncia contra el arzobispo radica en la “preservación de la integridad y seguridad de todas las hermanas que habitan en el convento San Bernardo, hay un peligro cierto, demostrable, se pide que cesen los actos de violencia física y psicológica que pudieran sufrir la madre superiora y las hermanas”, aseveró.

En este punto enfatizó que las religiosas del convento están pidiendo “medidas de seguridad y protección que están contempladas en la ley, cosas tan básicas que tienen que ver con cuestiones fundamentales para el buen vivir de cualquier persona, una vida sin violencia, un trato digno, vivir en la espiritualidad, creencias y pensamientos que han abrazado como orden religiosa”.

Un último punto que la abogada comentó es que todas las denuncias están contempladas en el expediente de la causa, como así que el caso de forcejeo y enojo que el arzobispo habría protagonizado no sería el primero, sino que es un derrotero de situaciones similares. “No son hechos puntuales, es todo un comportamiento de años”.


“Las Carmelitas vienen sufriendo el hostigamiento desde hace muchos años, es de vieja data”

A fines de la semana pasada se conocía la noticia de una denuncia que se realizó en contra del arzobispo de Salta, Mario Antonio Cargnello, acusado de agredir a una religiosa de la congregación Carmelitas Descalzas, por un hecho que tuvo lugar hace dos años aproximadamente.

Según los trascendidos de la denuncia, Cargnello habría reaccionado de mala manera cuando, al fallecer una de las religiosas por COVID-19, vio que había puesto una imagen de la Virgen del Cerro sobre el ataúd. Esto derivó en el enojo del arzobispo y un posterior forcejeo con una integrante de la congregación quien lo habría estado filmando.

En ese contexto por CNN Salta -94.7 MHZ- quien habló fue la doctora Claudia Zerda Lamas, abogada de las religiosas quien dio solo algunos detalles de la denuncia, ya que prefiere que toda la causa y sus cuestiones puntuales se mantengan netamente en la órbita de la Justicia como así de los investigadores que están trabajando en el caso.

“Queremos que los hechos denunciados se traten en el Tribunal con total normalidad. El motivo de la presentación radica en la necesidad de resguardar la integridad de las hermanas carmelitas», manifestó primeramente Lamas recalcando que es su intención y la de sus defendidas que esto se maneje como cualquier expediente lo merece.

No obstante comentó que la base de la denuncia contra el arzobispo radica en la “preservación de la integridad y seguridad de todas las hermanas que habitan en el convento San Bernardo, hay un peligro cierto, demostrable, se pide que cesen los actos de violencia física y psicológica que pudieran sufrir la madre superiora y las hermanas”, aseveró.

En este punto enfatizó que las religiosas del convento están pidiendo “medidas de seguridad y protección que están contempladas en la ley, cosas tan básicas que tienen que ver con cuestiones fundamentales para el buen vivir de cualquier persona, una vida sin violencia, un trato digno, vivir en la espiritualidad, creencias y pensamientos que han abrazado como orden religiosa”.

Un último punto que la abogada comentó es que todas las denuncias están contempladas en el expediente de la causa, como así que el caso de forcejeo y enojo que el arzobispo habría protagonizado no sería el primero, sino que es un derrotero de situaciones similares. “No son hechos puntuales, es todo un comportamiento de años”.


“Las Carmelitas vienen sufriendo el hostigamiento desde hace muchos años, es de vieja data”


Sin Comentario

Escribi una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *