Mujeres indígenas piden que se condene al «chineo» como crimen de odio


Se desarrolló hasta este miércoles, en Chicoana, el 3° Parlamento de Mujeres y Diversidades Indígenas que congregó a más de 250 representantes de 21 pueblos nacionales indígenas. Entre los puntos abordados, se acordó trabajar con urgencia contra la violencia de género racista que sufren en las comunidades; entre ellas, piden terminar con el chineo y las violaciones de niñas, mujeres y diversidades indígenas por parte de criollos.

“El 3J marchamos contra la violencia y para decir basta al chineo”, aseguraron las mujeres y trans reunidas en el Parlamento, luego haber compartiendo sus experiencias y las de otras mujeres y niñas que habitan las comunidades indígenas y han sido víctimas de abusos sexuales.

Entre los puntos más importantes, las mujeres y diversidades de género indígenas acordaron exigir que el chineo sea declarado crimen de odio, que sea imprescriptible; que sean separados de la fuerza los gendarmes y policías que cometen estos crímenes, y que cuando esos delitos sean cometidos por empleados de las «empresas extractivistas», esas firmas «sean inhabilitadas de por vida para entrar al territorio».


«Vamos a erradicar el chineo de los territorios y de las cabezas, porque esto no es cultural, es colonial»


La propuesta fue presentada por la weychafe (guerrera, en mapuche) Moira Millán, y exige la abolición del chineo: «Hemos esperado 200 años», resaltó. “Si es necesario, pondremos el cuerpo en la lucha porque nos están matando a nuestros hijos, a nuestras hijas, a nuestros hijes«, dijo.

Según explican desde el Movimiento, “el «chineo» no es una práctica cultural sino una práctica sistematizada colonial perpetrada por hombres criollos hacia nuestras comunidades”. Lleva ese nombre porque los españoles y luego los criollos llamaban «chinas» a las niñas indígenas por sus ojos rasgados.

Otra exigencia es que se embarguen los bienes de los violadores, en este punto Millán aclaró que no aceptan la palabra «reparación», porque no se puede reparar el daño provocado por estos crímenes. 


«Esto es un genocidio y nos vamos a defender, hermanas, nos vamos a defender» 


Finalmente, todas las mujeres y diversidades participantes del encuentro coincidieron en la importancia de trabajar juntas para condenar los diferentes tipos de violencias que sufren y tomar acciones colectivas en este sentido, entre ellas la campaña.

Jornada movilizadora

El “exigitorio” en el que plasman sus pedidos fue confeccionado en la jornada final del encuentro, una jornada difícil pero que tuvo contención y escucha por parte de las presentes. En esta instancia, las participantes se reunieron en seis grupos para invitar a la conversación y posibilitar que pudieran contar sus experiencias, muchas de ellas víctimas del chineo o de abusos sexuales intrafamiliares.

Sin Comentario

Escribi una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.